Este martes dijo el Gobierno colombiano que no se gravarán las altas pensiones y que la sobretasa al carbón y el petróleo se aplicará con base en los precios internacionales de los hidrocarburos, con el motivo de destrabar en el Congreso la discusión de la reforma tributaria.

Luego de reunirse en la Casa de Nariño, Gustavo Petro comunicó estas decisiones, con ponentes de la reforma tributaria de los partidos de Gobierno para analizar los aspectos más criticados de esa iniciativa.

El proyecto de reforma tributaria ha sido criticado por aliados del gobierno como el Partidos Liberal; muchos de cuyos artículos también son cuestionados por empresarios, gremios y otros sectores que consideran que será perjudicial para la economía en momentos en que el mundo se acerca a una recesión.

Dijo el jefe de Estado en una declaración «No vamos a presentar un impuesto a las pensiones». También aseguró que se modificó «la tributación del sector de hidrocarburos, que trabaja con bienes públicos, de propiedad de la nación: el petróleo y el carbón».

El impuesto a las pensiones más altas, considerado por algunos sectores como inconstitucional al considerarlo un derecho adquirido y no una fuente de renta, era uno de los puntos más polémicos de la reforma.

La idea era gravar las pensiones superiores a los 10 millones de pesos mensuales (unos de 2.000 dólares de hoy), lo que, según el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, solo afectaría al 1 % de los pensionados que son los reciben esas cifras.

Petro explicó al referirse al sector de los hidrocarburos, que se mantiene que las regalías de todo el sector minero no sean deducibles del impuesto de renta «por un criterio básico y fundamental: los bienes del subsuelo son propiedad de la Nación, son propiedad pública, del pueblo colombiano (…) La Nación tiene derecho a unas regalías».

Agregó que «la sobretasa al sector petrolero y carbonero dependerá del precio internacional del petróleo y del carbón».


DISCUSIÓN EN EL CONGRESO

Iniciará la próxima semana la aprobación final de la ponencia y espera que después del 7 de noviembre comiencen los debates del proyecto en las plenarias de Senado y Cámara de Representantes según Petro.

Con la reforma tributaria puntualizó el mandatario que se busca recaudar el año próximo 20 billones de pesos (unos 4.019 millones de dólares de hoy), cifra inferior a los 25 billones de pesos (unos 5.028 millones de dólares de hoy) previstos inicialmente.

Además el presidente confirmó que la iniciativa requiere principalmente 2 cosas: «Uno, aumentar la capacidad de pago del país, su capacidad para pagar sus compromisos internacionales, que crecieron lamentablemente de una manera muy alta en los últimos años. Y dos, para aumentar la justicia social en Colombia».

Concluyó «Por eso, los impuestos que aquí se han modificado tienen que ver con las capas de mayores ingresos de la sociedad colombiana y no afectan a la mayoría de los colombianos».

El ministro Ocampo dijo en redes sociales que «respalda plenamente este acuerdo del presidente con la bancada del Gobierno que da un paso adelante para la aprobación de la reforma tributaria».

El pasado 8 de agosto Ocampo presentó al Congreso el proyecto de ley de reforma tributaria con carácter prioritario y en esa ocasión dijo que la iniciativa «tiene dos grandes objetivos: el primero es contribuir a la igualdad y la justicia social, y el segundo es consolidar el ajuste fiscal».

Se fundamenta el proyecto en un mayor recaudo de impuestos a personas naturales, la tributación a las bebidas azucaradas, la reducción de beneficios fiscales a empresas, a la exportación de petróleo, una lucha frontal contra la elusión y la evasión carbón y oro cuando superen cierto techo.

Publicado por Contador Financiero, agencia de noticias e información.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *